Los marineros de la coca


Algunas líneas de Odisea de un gramo de cocaína.

Le invitamos a descubrir algunos párrafos del libro Odisea de un gramo de cocaína, que relata la historia del fracaso de la guerra antidrogas (vea presentación y compre aquí)). Vivants! presentará otros textos, videos y sonidos basados en este libro digital.


En estas líneas, estamos en Tumaco, puerto del suroeste colombiano, donde el médico forense más atareado del país se toma el tiempo de contar la historia de una isla pueblo de destino trágico, San Juan.


” Por la tarde, en “su” muelle, el doctor nos contó la curiosa historia de este pueblo, dibujando mapas en la arena con un palito. “A este pueblo lo fundaron unos blancos que decidieron vivir entre ellos en un banco de arena de la costa, aislado en el mar. Era un pueblito de pescadores muy lindo, con su cementerio, su iglesia, sus casitas. La mayoría de los hombres se dedicaban a pescar y conocían el mar como nadie. Pero hay algo que no tenían previsto, y fue que un tsunami se llevó todo por delante.”


En 1979, en plena noche, la ola arrasó barcos, casas, iglesia y habitantes. Al amanecer, los sobrevivientes recogieron a los muertos que flotaban en medio de las ruinas, y fueron a instalarse en tierra firme, detrás de la protección del islote de arena. “¿Se puede imaginar qué fue lo primero que se llevaron? Las tumbas que quedaban en el cementerio.” El experto en cadáveres se interrumpe, deja escapar una sonrisa. “¡Es que los muertos son importantes!”


El mar no estaba conforme con el trasteo. Poco tiempo después, las corrientes cambiaron frente a la costa y fueron royendo la lengua de arena. Las olas, que ya nada frenaba, empezaron a carcomer el nuevo San Juan. Las casas se iban derrumbando, la playa se estrechaba. Entonces, los habitantes volvieron a empacar sus cosas para construir otro caserío tierra adentro, a media hora de camino. Un sitio seguro, el sitio donde siguen viviendo hoy.


“Ya van a entender a donde quiero llegar”, había avisado el médico al trazar el mapa de los tres San Juan, antes de borrar uno a uno los pueblos anegados. “Allá, todos tienen una historia personal con el Océano. Crecieron con él, vivieron de él. Les quitó a un hermano, un padre, una hermana. Los hombres conocen perfectamente la costa, sus peligros y sus bajos.”


“Cuando llegaron los narcotraficantes, ahí encontraron a los mejores marineros. Toda una generación se fue a navegar para ellos, y se perdió. Algunos están “estudiando inglés” en una cárcel gringa, otros se hundieron en la travesía, muchos se murieron”, nos contó Zarama.”


Descubran más sobre San Juan, sus navegadores y los narcosubmarinos en el capítulo “El gran viaje”, de Odisea de un gramo de cocaína.

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Articulos relacionados